Cuidado de las orquideas

Escrito Por: admin Publicado En: Hits: 25 Comentario: 0
Cuidado de las orquideas

Las Orquídeas pertenecientes a la familia de las angiospermas y sin duda alguna son de las flores más bellas. Se estima que existen alrededor de 25,000 tipos de orquídeas, más otros 60,000 híbridos y las producidas por los floricultores.

LAS ORQUÍDEAS y SUS CUIDADOS

Las Orquídeas pertenecientes a la familia de las angiospermas y sin duda alguna son de las flores más bellas. Se estima que existen alrededor de 25,000 tipos de orquídeas, más otros 60,000 híbridos y las producidas por los floricultores.

Las Orquídeas pueden ser pequeñas con tan solo unos milímetros de diámetro o gigantescas, que pueden llegar pesar varios cientos de kilogramos y longitudes de hasta 13 metros. Sus aromas también son variados pasando de las delicadas y suaves fragancias a otras con un olor insoportable.

Las Orquídeas se adaptan mejor a los climas tropicales y subtropicales, por lo tanto no es posible encontrarlas en climas desérticos o polares.

Se dice que algunas especies de orquídeas pueden llegar a ser eternas y esto depende en gran medida del árbol que la sostenga; se tienen datos de plantas recolectadas a mediados del siglo XIX que aún siguen creciendo y floreciendo dentro de colecciones privadas.

En la familia de las orquídeas existen dos tipos básicos de crecimiento: el tipo simpodial (el más común), que origina tallos múltiples, y el tipo monopodial, que origina un solo tallo.

Las Orquídeas también se clasifican en terrestres o epífitas; siendo las terrestres aquellas que crecen desde la tierra y las epífitas cuyos tallos son aéreos y podemos encontrar colgando de los árboles. Estos tallos tienen una doble función, pues aparte de ayudar a la flor para fijarse también tienen un sistema poroso que les ayuda a absorber agua para mantenerla viva en periodos de sequía y ayudar a crear la fotosíntesis.

Aun siendo una familia cuyas flores tienen un aspecto muy diferente entre géneros, su estructura es homogénea. Están formadas por tres piezas externas llamadas sépalos, dos laterales y uno dorsal, y tres elementos internos llamados pétalos, uno de ellos modificado en un labio o labelo de mayor tamaño y color más intenso que los demás. Esta modificación cumple la función de atraer animales para su polinización. Generalmente suelen tener un espolón que sirve como nectario, para abejas, pájaros, murciélagos y mariposas; aunque hay algunas orquídeas autónomas que no tienen nectarios, pues no necesitan polinizarse ya que ellas mismas crean sus propias semillas.

La mayoría de las orquídeas cuentan con inflorescencia; esto es que tienen dos o más flores en su haber.

 

 

 

 

La palabra orquídea deriva del griego ὄρχις (órjis ‘testículo’) e ἰδέα (idéa ‘forma’). El vocablo hace referencia a la forma de los tubérculos de las especies del género Orchis, orquídeas de hábito terrestre cuyos tubérculos dobles parecen testículos.

Las orquídeas han sido parte de la historia de muchas culturas. Por ejemplo existen manuscritos chinos de hace 1,500 años de antigüedad que hablan sobre el cultivo de las mismas; los griegos les atribuían propiedades curativas y afrodisiacas; los aztecas utilizaban la vainilla que es un tipo de orquídea, para hacer una bebida a base de cacao llamada xocoatl que ofrecía a nobles y a guerreros. En Europa se empezaron a conocer las orquídeas a partir del año 1731, llegando a ser muy populares entre los nobles y la clase alta quienes creaban orquidearios en sus jardines y cada que una nueva flor nacía se publicaba en la plana principal de los periódicos y se hacía un evento en su honor. Esto origino también que durante muchos años, existieran bandidos que se dedicaban a saquear orquídeas.

Finalmente como sabes las orquídeas tienen cuidados especiales y a continuación te daremos algunos consejos para conservarlas por más tiempo:

 

  1. Ponles música y platica con ellas. Si, aunque lo dudes las flores son seres vivos y a las orquídeas en especial les gustan los mimos y las atenciones.

 

  1. Busca un lugar iluminado donde pueda recibir luz natural del sol pero no directamente para que pueda florecer.

 

  1. Riégalas una vez a la semana con agua especial baja en minerales, ya que el agua común del grifo las puede dañar; también es importante mantenerlas húmedas pero sin excederte, para lo cual es recomendable utilizar un atomizador o poner un plato con agua debajo de la maceta para que esta absorba la que necesite y después de un rato quítalo, ya que si no se hace las raíces se pudren.

 

  1. Compra abono para orquídeas en tiendas especializadas y no olvides seguir las indicaciones para ponerlo y cambiarlo cada que sea necesario.

 

  1. Las Orquídeas no resisten los climas fríos ni muy calientes, por lo cual debes de mantenerlas a una temperatura de entre 18 y 25°C. También es importante mantenerlas frescas con un humidificador o corriente de aire que no sea muy fuerte para que sus pétalos no se caigan y la flor no muera.

 

 

  1. Si comienza a perder sus pétalos y ya no florece, es importante cortarla antes de que se ponga amarilla y se marchite. Lo ideal es cortarla entre dos y cuatro centímetros del primer rebrote.

 

  1. Si logras mantenerla viva, es importante trasplantarla cada dos años o cuando las raíces comiencen a asomarse por debajo de la maceta; pues esto es señal de que necesita un espacio más grande y con más tierra, sin dejar de mantener las condiciones anteriores y sobre todo cuídala de cualquier insecto o plaga que la pueda dañar.

Esperamos que todo lo anterior te haya servido para conocer un poco más de estas hermosas flores llamadas Orquídeas y los consejos te ayuden a que en un futuro no muy lejano logres tener un bello orquideario en tu casa.

 

Foto Editora

Por Marcela Vazquez

Deja un Comentario

Captcha